HOUSE TOUR DE UNA FAMILIA GAY

HOUSE TOUR DE UNA FAMILIA GAY

Lo prometido es deuda y como si de una exclusiva del Hola se tratara, aquí está el House Tour de los Twogaypapas que tantas veces que habéis pedido en Instagram.

Much@s dirán…, ¿y cómo es la casa de unos gays con hijos? Tendrá habitaciones? Baño? Cocina? Los niños dormirán en camas o lo harán sobre las ramas de un árbol rodeados de pavos reales cantando una canción de Camilo Sesto? Pues nada, que aquí en este video podéis descubrir por vosotros mismos si mi casa es diferente a la de una familia «normal» o no,,,

Aquí en este House Tour os abro mi mundo, mi casa…

 

ORGULLO DE RECICLAR VIDRIO

ORGULLO DE RECICLAR VIDRIO

Si he de ser sincero, que siempre lo soy, os diré que empecé a reciclar hace solo dos años, y no fue por voluntad propia. Era de los que pensaban que daba lo mismo separar la basura en casa porque al final todo acababa en el mismo sitio.

Y, raro en mí, estaba equivocado.
Y ahora, pues me arrepiento mucho de no haber empezado antes.
Pero nunca es tarde, no?

Fue Daddy y los niños los que empezaron a concienciarme de la importancia de separar los envases de cartón, plástico o vidrio de lo orgánico, fueron ellos los que improvisaron dos contenedores para poner al lado de nuestro precioso cubo de Ikea y estropear la estética, fueron ellos los que iban detrás de mi para sacar el tetrabrik de leche entera de mi basura de siempre. Me daba pereza ponerme a pensar dónde tenía que echar cada cosa. Bud ya llevaba tiempo haciéndolo, porque claro, al ser americano demócrata se conciencia antes de las cosas que son buenas para el planeta y los niños porque en el cole trabajan mucho el tema del reciclaje.
La cosa es que ahora, y a día de hoy, ya estoy convencido de que no hay otro camino que no sea el de reciclar. Así que tenemos 3 cubos y hasta un recipiente donde pongo pieles de frutas y verduras para las gallinas!! Flipa!

Hace unos días a través de nuestra cuenta de Instagram la gente de Ecovidrio nos envío un contenedor que había customizado con motivo de la celebración en todo el mundo del Orgullo LGTBQ.
O sea, puede haber algo más bonito en este mundo??

Y claaaro, una familia como la nuestra no podia tener otro contenedor que no fuera este!!!

Pero lo que más nos llamó la atención de este regalo no fue el miniglú, si no la campaña solidaria que traía de la mano.

Todas las ventas de este miniglú van destinadas íntegramente a la Fundación Eddy, una entidad sin ánimo de lucro, y que se caracteriza por ser el primer hogar de acogida en España para jóvenes del colectivo LGTBI víctimas de violencia familiar, bullying o cualquier otra forma de LGTBfobia.

 

La carne de gallina, que queréis que os diga. Me emociona que empresas importantes de nuestro país piensen y emprendan campañas solidarias en apoyo a nuestro colectivo es un paso súper importante en nuestra sociedad. Empresas que dan la cara y no tienen miedo de decir que todos somos iguales y que el Orgullo sigue siendo necesario hoy en día.

Si queréis colaborar y que el importe de vuestra compra vaya íntegro a esta fundación os dejo el link aquí.

Deciros que durante todo el mes de Julio los gasto de envío son gratis si utilizáis el código “envioconorgullo”

Así que vamos, todos a reciclar vidrio con orgullo!!!!

 

EL AYUNO INTERMITENTE O LA DIETA 16/8

EL AYUNO INTERMITENTE O LA DIETA 16/8

8 horas comiendo y 16 horas con la boquita, de piñon o pitiminí según cada caso, cerradica. Así de fácil. Tú eliges la franja que más se adapte a tu ritmo de vida, a tu lifestyle como diría Carmen Lomana y listo.
No tienes que preparar platos diferentes, ni tienes que estar con la báscula pesando gramos y contando las malditas calorías, ni comprando acelgas y lechugas a granel. Yo creo que a mis 46 años y en un momento físico algo complejo debido a un sobrepeso inaudito en mí, he encontrado mi dieta perfecta. Sobre todo por lo sencilla que es seguirla y porque en mí franja de 8 horas como normal.
Llevo ya cuatro semanas haciendo el ayuno intermitente y estoy perdiendo una media de un kilo a la semana. Eso comiendo súper normal en mis 8 horas. Si cenamos pizza, pues pizza, si comemos paella, pues venga un buen plato, que si es fin de semana y queda helado en el congelador, pues tráelo para acá que son las diez menos cuarto y tengo que aprovechar mis últimos quince minutos… Así que imagínate si encima me cuidara un poco, estaría ya en la talla de Elsa Pataky o incluso ella parecería obesa a mi lado.

Elige la franja que se adapte a tu ritmo de vida.

Yo al tener dos hijos y un marido pelirrojo que trabaja pobrecico todo el día, ceno alrededor de las 9 de la noche. Porque es nuestro momento juntos en la mesa y porque aprovechamos para ver algo de Netflix o Amazon Prime en familia.
Por lo que yo a las 10 dejo de comer y ahí empiezan mis 16 horas de ayuno, que terminan a las 2 de la tarde del día siguiente cuando me siento a comer con mis hijos. Pero por ejemplo, tengo amigas solteras que cenan a las 7-8 y así abren la boca de nuevo a las 12 del medio día, o mucha otra gente prefiere hacer una merienda cena a las 6 de la tarde y desayunar a las 10 de la mañana.
Tú eliges el periodo que  más se adapte a ti, es lo bueno del ayuno intermitente.

¿Qué se puede tomar durante el ayuno?

Pues has de beber mucha agua, también puedes hacerte infusiones (sin añadirles azúcar ni edulcorantes), pero mi momento favorito es el cafe solo con hielo que me hago a las 11 de la mañana. Me preparo un cafe solo largo y en un vaso de los grandes pongo mucho hielo y lo dejo enfriar. Me encanta y me hace llegar mejor hasta las 2. También se pueden masticar chicles sin azúcar pero yo creo que eso da más sensación de hambre.

¿Y qué como durante mis 8 horas?

Pues debes comer normal pero intenta seguir una dieta equilibrada evitando los procesados y la comida basura. Intenta comer verduras donde las proteínas y los hidratos sean acompañantes, pollo, pescado, fruta, etc. Piensa que en esas 8 horas debes dar a tu cuerpo variedad de alimentos sanos que le aporten todas sus necesidades.
Yo hoy voy a comer una ensalada de lentejas (tipo tabulé), luego merendaré fruta y algunos frutos secos y cenaré barbacoa en casa de unos amigos. O ayer como paella, merendé fruta y cené pollo asado.
Mi problema es que yo con los niños pequeños y la ansiedad que me produce la crianza necesito comer normal hehehe, pero si puedes cuidarte verás resultados muchos más rápidos que los míos.

¿Se pasa hambre?

Un poco, no os voy a engañar. Los primeros días cuestan más porque el cuerpo necesita adaptarse, pero yo que soy una persona que me encanta y disfruto comiendo lo estoy llevando bien. El hambre está principalmente en tu cabeza y tal y como viene se va. Si aguantas ese momento que suele ser corto, en el que tu estómago está rugiendo y parece que se va a desintegrar, lo llevarás muy bien. A mí me está ayudando el libro de Laia Solé “Adiós al hambre emocional” que a través de ejercicios de meditación te ayuda a controlar esos ataques de hambre. Pero ya os digo que si yo puedo, vosotr@s podéis.

Puedes echar un vistazo al libro aquí

Pero bueno, vamos al lío y os explico un poco.

El ayuno se ha realizado durante toda la historia de la humanidad, pero claro, desde que tenemos supermercados y neveras los alimentos son tan accesibles que para qué no voy a comer si lo tengo justo ahí delante. Somos tontos acaso? Pues no, lo cojo alargando el brazo y me lo como.
Sus beneficios, según la wikipedia (claaaro yo no soy médico aunque me parezca a Patrick Dempsey en Anatomía de Grey), son múltiples y van desde neurológicos y prevención del alzheimer, a metabólicos, cardiovasculares y cerebrovasculares.  Y según los antiguos el alternar la restricción de calorías diariamente puede prolongar la vida muchos años. Flipa tú.https://i.pinimg.com/originals/d6/00/1c/d6001c80cb988cb976164bf8ff0c5482.jpg

Los estudios en humanos sugieren beneficios posibles:
El ayuno intermitente puede ayudar a la oxidación de ácidos grasos.
El ayuno intermitente puede reducir el peso corporal, colesterol LDL, y niveles de triglicéridos
Aumenta los factores neurotróficos que son importantes para el aprendizaje y la memoria, y la neurogénesis adulta (la producción de nuevas neuronas a partir de células madre)
Aumenta el SIRT3, la proteína de la juventud y reduce la mortalidad.
Favorece la autofagia, otro de nuestros sistemas anti envejecimiento.
Mejora la plasticidad neuronal.

¿Cómo os quedáis? Muerta me quedo yo que muchas cosas no las sabía, fíjate tú que estoy aprendiendo cosas nuevas hasta yo que suelo saberlo todo.

Famos@s que lo practican

Son muchos los famosos que lo practican, no como una dieta en sí, si no como una filosofía de vida. Justin Theroux es uno de ellos y en teoría con que lo hiciera él, un semi Dios en la tierra, a mi debería valerme, pero como hay muchos más pues aquí os los voy a nombrar: Hugh Jackman, Beyoncé, Elsa Pataky, Jennifer Aniston, Halle Berry, etc

EMPEZAMOS LA DIETA O QUÉ?

EMPEZAMOS LA DIETA O QUÉ?

Toda mi vida he sido alto y delgado, como tu madre morena saladaaa, comía todo lo que quería, iba al gimnasio con el único objetivo de hacerme fotos delante del espejo con una mancuerna en la mano y poses de súper hetero, o simplemente iba para avistar posibles bocados con los que alimentarme el sábado noche, yo que sé, pero la verdad que para poco más.
Y no engordaba. Siempre delgado.
Tampoco nunca he tenido un cuerpo perfecto, porque claro, de haberlo trabajado un poco, hubiera llegado a ser un 10, y yo en mi área de confort del 8 estaba más que a gusto y satisfecho.
Por aquellos maravillosos años yo usaba la M, y solo en contadísimas ocasiones me ponía una L, pero en plan, mira tú que gracia que llevo una L para ir más cómodo pero la interior te juuuuro que es una M, ósea mi talla, ¿qué no me crees?, mira la etiqueta iluso, pavo de mierda, y ahora que me has hecho quitarme la camiseta para enseñarte la etiqueta arrodíllate, pide perdón y toma zandanga por listo.

Yo cuando no engordaba

Y claaaaro, es que la XL (siempre refiriéndome al vestuario mentes calenturientas) era algo tan lejano en mi horizonte vital que en mi cabeza veinteañera y treinteañera esa talla tan solo podía encontrarse acudiendo a secciones muy especiales, y escondidas entre grandes columnas, de El Corte Inglés, ya no te digo al nivel de coger un ascensor especial para llegar a ella “ding-dong ha llegado usted a la planta de tallas grandes, bájese o sonará la alarma antiincendios”, no, pero sí lo suficientemente oculta para no verla y que tu cabeza locuela, hidratada y bien peinada no se hiciera preguntas raras. ¿XL? Mi no entender, fuchi fuchi que estoy buscando el Starbucks.

 

Pero un buen día llegas a los cuarenta y de repente estás casado y tienes dos hijos. Y pumba. Patadón en la frente y en la boca del estómago.

Se monta tal pitote, tal follón a tu alrededor que sin a penas darte cuenta y sin ser muy consciente de ello tus prioridades cambian, tus necesidades alteran su orden, las rutinas se convierten en pelotas de colores en manos de un malabarista de semáforo, las horas de sueño empiezan a oscurecer tu mirada, aparecen los dolores de espalda, de cervicales, la ansiedad cabrona que te hace engullir como un animal salvaje cualquier cosa que te pongan delante, y lo peor, lo peor de todo, el inevitable descuido personal… El presupuesto que antes se invertía en las maravillosas cremas de Elisabeth Arden o en el iluminador de YSL ahora solo da para las cremas básicas de Mercadona, Carmelo el peluquero que peinó a la mismísima Madonna y que emborrachaba tus canas con un baño de color tras cada corte de pelo ahora es Paco el del pueblo de al lado que te hace un corte estupendo por 5 euros….

Y en algún momento de ese tiempo de cambios, en algún evento en el jardín de casa, algún amigo joputa te hace una foto, y sin consultarte o pedir tu aprobación, biiip, la manda a uno de los muchos grupo de whatsapp en los que estás, y la abres, y la ves, y la amplias y no te reconoces. Porque es completamente imposible que ese hombre en chandal talla XXL, siempre he odiado con muchas fuerzas los chandals, en chanclas de goma negra con calcetines, ¿¿perdooona?, con esa prominente y relajada barriga, me quiero morir ya mismo, y ese flequillo sin pizca de gomina, camión ven a mí y arrástrame desnudo y atado a una cuerda por la A7 desde Castellón a Barcelona, seas tú.

Pero no hay nada que hacer ya. O sí, O no sabes. O te da igual.

El caso es que te plantas en los 45 años y todo se vuelve más difícil. Sin hueco para ir al gimnasio, que fíjate tú, quéeee casualidad, piensas que ahora sí aprovecharías, cocinando para toda la familia y comiendo las sobras de los platos de los niños para no desperdiciar comida porque con el hambre que hay en el mundo estaría muy mal visto. Sin tiempo para arreglarte por las prisas de siempre llegar tarde a todo con los niños a rastras.

Porque la gran putada de llegar a la madurez es que todo engorda, todo, hasta una olivica con hueso!! fijate tú con lo pequeñica que es, y los kilos que llegan con 45 años son súper dificiles de quitar.

Y miras tu ropa de marca que ahora mismo no te baja del cuello o no te sube de la rodilla y lloras a escondidas sabiendo que ni muerto cambiarías el antes por el ahora, pero que algo hay que hacer.

Y aquí estoy hoy, ahora mismo, intentando quitarme 10 kilos que me sobran del que dicen es mi peso recomendado. ¿Recomendado por quién??? ¿Por Dios todo poderoso??

No sé si lo conseguiré pero voy a intentarlo y voy a contároslo hehehe.

El Gaypapa se pone a dieta.
El deporte ya vendrá… no vamos a estresarnos…

Acabo de comprarme este libro y me está flipando y ayudando a partes iguales, os dejo el enlace

PINCHA AQUÍ